Fieles a nuestro espíritu de realizar una labor de asesoramiento y análisis del mercado inmobiliario os traemos hoy esta noticia publicada en Expansión el pasado 22 de diciembre en el que se hacen eco de la rentabilidad que ofrece comprar una vivienda para destinarla al alquiler. En el tercer trimestre, el alquiler ofreció una rentabilidad del 4%. Pero si se le suman las plusvalías a 12 meses, aumenta al 11,2%.

Se trata de la mayor rentabilidad obtenida en 2018, sólo superada por el dato anual de 2017, del 11,4%, que marcó un máximo desde septiembre de 2007, en la cima de la burbuja inmobiliaria. Entonces el rendimiento combinado de la vivienda era del 12,1%.

En el País Vasco la rentabilidad anual se sitúa en un 9,76%, lo que convierte esta forma de inversión en un producto muy atractivo ya que, como nos recuerdan en este artículo, encontrarse con activos que ofrezcan rendimientos similares en el contexto financiero actual, de bajos tipos de interés, es complicado -otros productos, como la deuda pública o los depósitos, no rinden tanto-.

Inversores españoles y extranjeros apuestan claramente por la compra de vivienda para destinarla al alquiler ya que la elevada demanda que experimenta el mercado de renta está tirando hacia arriba de los precios, especialmente en las grandes ciudades.

Podéis leer el artículo completo pinchando aquí.

Shares