Bilbao y lluvia parecen sinónimos. Y con ello, los problemas que se derivan en nuestros hogares: ¿Quién no ha tenido alguna vez humedades o goteras?. Desde GiFincas, nos hemos propuesto darte una serie de consejos para poder minimizar sus efectos en las viviendas.

¿A qué humedad nos enfrentamos?

Antes de proponer las soluciones, se debe saber que existen varios tipos de humedades:

  • Humedad por capilaridad: Aquellas que se dan por contacto directo con el terreno. Suelen ser comunes en viviendas unifamiliares,
  • Humedades por condensación: Aparecen en aquellas viviendas con mal aislamiento o exceso de humedad (aparecen en paredes y techos). Suele ser común tanto en baño como en cocina y para contribuir a su solución, debemos de instalar un sistema de ventilación o de extracción del vapor húmedo en ambas estancias.
  • Humedades por filtración: Suelen aparecer en ventanas y techos, y se produce casi siempre por deterioro.  La mejor solución ante este tipo de humedad es un buen aislamiento partiendo de unos buenos materiales de construcción; tanto en tejado como en ventanas.

En todo caso, existen varias acciones que pueden resolver la problemática de las humedades :

  • Ventilar la casa 10 minutos al día la casa, para evitar la condensación en el ambiente,
  • Utilizar la campana extractora cuando cocinamos así como los sistemas de ventilación ,
  • Limpiar las manchas de hongos con un trapo húmedo y lejía para evitar que se formen manchas de este tipo.

De todas formas, lo recomendable siempre es consultar a un técnico cualificado si queremos atacar el problema de raíz, ya que a veces por mucho que se higienice la zona, esas manchas pueden volver a aparecer.

 

Aíslate de las goteras

Si hablamos de goteras, estamos hablando de un mal mayor, sobre todo cuando llueve. La pricipal solución pasaría por el arreglo de la cubierta del edificio y su posterior impermeabilización. Una de la soluciones pasaria por el poliestireno extruido, es decir, un aislante para evitar que se cuele el frío y que además no se degrada con el agua, de ahí su elevada durabilidad.

Los pasos a seguir para poder eliminar las goteras son:

  1. Localizar el punto donde se encuentran y su posible origen,
  2. Limpiar la zona a impermeabilizar,
  3. Impermeabilizar la cubierta,
  4. Volver a fijar las tejas o los materiales que tenga la cubierta.

 

De este modo, volveremos a estar a salvo de las goteras y nos aseguraremos de que no volverán a aparecer. Pero para ello, y reincidiendo con los puntos anteriores, hay que tener una actitud proactiva y realizar unas simples tareas con las que conseguiremos que en los días de lluvia sea realmente apetecible estar en casa.

 

Otros puntos a considerar

Además, es importante realizar una serie de operaciones de mantenimiento con cierta periodicidad para detectar los posibles problemas que deriven en humedades o en goteras en nuestros hogares a futuro. En la tabla anexa a continuación, te damos unos apuntes sobre los elementos a revisar:

 

 

 

 

Fuente: Idealista

Shares
Abrir chat
Hola, estás en contacto con el servicio de soporte de GIFincas. ¿En qué podemos ayudarte?