Imagen de diseño creada por www.freepik.es 

El verano comenzaba con malas cifras para la compraventa de viviendas y la firma de hipotecas. Así lo hemos leído en un artículo publicado por Idealista en el que se califica este retroceso como circunstancial y consecuencia de la entrada en  vigor de la nueva normativa en materia hipotecaria. En junio se concedieron 22.261 préstamos para la compra de vivienda, un 16,2% menos que un ejercicio antes, mientras que las compraventas se situaron en 46.527 unidades, con un descenso del 18,9%, tanto en operaciones de vivienda usada como de nuevas. 

Como citábamos, entre las causas de este mal resultado está la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, que entre sus cambios más destacados contaba con la obligación de los bancos de entregar un sinfín de documentación a los clientes y a los notarios, con una antelación mínima de 10 días antes de la firma de la hipoteca, para que pueda ser revisada por el notario y el consumidor pueda aclarar dudas. Lo que provocó que muchas hipotecas con la nueva legislación tuvieron que retrasarse para adaptarse a las exigencias de la misma mientras que otras muchas se adelantaron para esquivar ese nuevo marco regulatorio. Otras de las razones de este retroceso en la compra de viviendas y firma de hipotecas es la incertidumbre política que sufre el país desde primavera, que está haciendo mella en los datos del mercado inmobiliario e hipotecario

Por su parte, el precio de la vivienda sigue subiendo con moderación, al igual que en los meses previos. En concreto, los notarios sostienen que el precio se ha incrementado un 1% interanual, hasta 1.435 por m2. Por tanto, todo parece indicar que tanto la compraventa de casas como la firma de nuevas hipotecas volverán a repuntar en los próximos meses.

Hola, estás en contacto con el servicio de soporte de GIFincas. ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by
Shares